cirugia de parpado

Blefaroplastia: la solución a las bolsas en los párpados

Una buena solución para eliminar las bolsas de los párpados es la blefaroplastia, una intervención estética muy sencilla que consiste en realizar unas pequeñísimas incisiones para retirar la grasa sobrante, así como el exceso de piel, de los párpados inferiores y/o inferiores.

La formación de bolsas puede deberse a varios motivos: no dormir lo suficiente, una mala alimentación, la retención de líquidos e, incluso, nuestra herencia genética, de la que es imposible escapar. Si en nuestra familia tenemos antecedentes de bolsas en los ojos, es mucho más probable que también lo suframos que en el caso contrario, como es obvio.

En cualquier caso, con el paso del tiempo, y especialmente, alrededor de los 35 años, es normal que aparezcan estas antiestéticas bolsas en los párpados. Los músculos de los ojos también pierden elasticidad y contribuyen a su formación.

Hay ocasiones en las que recurrimos a cremas y otros tratamientos, con la esperanza de hacerlas desaparecer de este modo, pero, en muchos casos, las bolsas han llegado para quedarse de forma permanente. En estas situaciones, lo más apropiado es optar por esta pequeña intervención estética.

Cómo funciona la cirugía de párpado

La intervención dura entre 1 y 3 horas en total. Se emplea sólo una anestesia local y sedación, y lo mejor es que te podrás ir a casa pocas horas después. Los médicos harán unas pequeñísimas incisiones para extraer la grasa y todo lo que produce las bolsas. Después, quedarán cerradas con unas diminutas incisiones.

Como en toda intervención, la zona quedará amoratada durante unos días (aunque enseguida podrás disimular los restos de morados con maquillaje; consulta a tu médico cuándo para estar segura y no apresurarte) e inflamada un par de semanas. Sin embargo, y aunque se recomienda disponer de unos días de reposo para garantizar tu bienestar, desde prácticamente un primer momento podrás hacer vida normal. Aplicar frío para reducir la hinchazón y mejorar la recuperación también será una buena opción.

Además, la grandísima ventaja de hacerse una blefaroplastia es que los resultados son permanentes. No tendrás que volver a preocuparte por las bolsas en los ojos, y las cicatrices irán desapareciendo hasta convertirse en una línea prácticamente imperceptible a simple vista.

En caso de tener cualquier duda o necesitar aclaraciones, lo mejor es que acudas a tu médico o cirujano. Además, te recomendamos que te dirijas a esta página para obtener más información acerca de la blefaroplastia.

Julia

Julia

La gente sana vive un estilo de vida. No se trata de no tomar ciertos alimentos o de evitar algunas costumbres nocivas. Es más que eso. Estar sano es una cuestión de actitud, de moverse, de tener como objetivo nuestro bienestar físico y también mental. En este blog te ayudaré con consejos y trucos para que consigas esa meta. Y disfruta del camino. ¡No olvides compartir en redes sociales todo aquello que te parezca más útil o te sorprenda!
Julia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *