Dieta saludable después de vacaciones

Dieta nutricionista deportivo

Durante el verano, y especialmente, durante las vacaciones, somos propensos a caer en excesos típicos de esta época y descuidar nuestra alimentación. Por eso, a la vuelta, muchas personas acuden a un nutricionista deportivo, se apuntan al gimnasio, se ponen a dieta… ¿Estás pensando en hacer algo de esto? Porque nosotros tenemos para ti una serie de consejos sobre alimentación que pueden ayudarte a perder ese peso extra que has ganado durante las vacaciones.

Alimentos variados

Nuestro cuerpo necesita más de 40 nutrientes, por lo que nuestra alimentación debe ser variada, puesto que no podremos conseguir todos los nutrientes necesarios de un grupo reducido de alimentos.

Incorpora hidratos de carbono

Muchas personas creen que eliminando los hidratos va a conseguir adelgazar. Sin embargo, el pan, la pasta, el arroz, las patatas y otros cereales son los que aportarán la grasa que necesitamos. Además, el pan, la pasta y los cereales tienen fibra del que nuestro cuerpo se beneficia.

Fruta y verdura

La mayoría de las personas no come la suficiente cantidad de fruta y verdura, que incorporan unos potentes nutrientes y cantidad de fibra necesaria. Deberías intentar comer, como mínimo, un par de piezas al día. Puedes combinarlas en el desayuno para no aburrirte del sabor, si crees que pueda pasarte.

Modera tus raciones

Lo ideal es que, si decides comer menos, reduzcas la cantidad de cada alimento, pero no la variedad. Si comes fuera, intenta compartir tu comida con un acompañante, y así podrás consumir más variedad.

No te saltes comidas

Esto nunca es bueno. Especialmente nunca evites el desayuno, pues conducirá a que más tarde sientas un hambre desmesurado.

Bebe mucha agua

Deberías beber un mínimo de litro y medio al día, pues esto te ayudará no solamente a mantener unos niveles de hidratación adecuados, sino también, a eliminar toxinas mediante la orina.

Haz ejercicio

Por supuesto, mantenerse en movimiento es de lo más importante que puedes hacer para estar en forma. Si no quieres apuntarte al gimnasio, te servirá sencillamente dar paseos de una hora, a paso normal.

Mantenerse saludable no es tan difícil, pero sí debes tener una fuerza de voluntad que te empuje a mantener unas costumbres sanas a la hora de comer y a la de moverte.