Novedades

La plagiocelafia y los bebés

Los cascos para corregir la forma de la cabeza de un bebé pueden ser costosos y, como el problema no afecta la salud física, muchas compañías de seguros no cubren los costos.

La controversia sobre si colocar o no al niño pequeño en un casco correctivo se reduce a la importancia que se le da a la corrección de un caso de cabeza deforme de moderado a grave para que el niño crezca sin un crecimiento desigual de la cara y el cráneo.

Los bebés pasan la mayor parte del tiempo durmiendo y, durante los primeros seis meses, el cerebro crece rápidamente y el cráneo debe expandirse para que pueda acomodarse. Incluso un bebé con una cabeza bellamente formada, al nacer puede desarrollar una parte plana.

Esto se debe a que los huesos de la cabeza del recién nacido son flexibles y delgados, lo que la hace suave. Si el bebé permanece en la misma posición durante un período de tiempo, un área puede volverse plana.

Es fácil evitar que esto ocurra asegurándose de que la posición de la cabeza sea variada.

Es importante que los padres recuerden que aunque el cráneo puede no tener una proporción uniforme, la plagiocefalia no daña el cerebro. La mayoría de los casos se corrigen de forma natural cuando el niño pasa más tiempo despierto, boca abajo o sentado.

Los dos tratamientos más populares para los niños cuyas cabezas no cambian de forma natural son el posicionamiento contrario y la terapia correctiva con casco.

Es importante que alternes la posición de la cabeza de derecha a izquierda cada vez que el bebé se acueste para dormir. Mientras el niño esté despierto, puede jugar fácilmente mientras está acostado boca abajo.

Si el bebé es persistente en volverse hacia un lado cuando está acostado boca arriba para dormir, es posible que necesite ayuda para decidir un tratamiento que ayude al proceso de remodelación.

Habla con un profesional de la salud mientras el niño tenga entre cuatro y ocho meses de edad. La mayor parte de la corrección de la forma de la cabeza tiene lugar antes del primer cumpleaños del bebé, por lo que es importante no esperar demasiado.

Si el tratamiento de reposicionamiento no funciona, o la forma de la cabeza es muy desigual, un casco de remodelación craneal puede ayudar. Cada casco está hecho a medida y alivia la presión sobre la parte plana de la cabeza para que el cráneo pueda crecer y remodelar de forma natural.

Los cascos craneales deben usarse 23 horas al día durante aproximadamente dos a seis meses. Cada dos semanas, el especialista ajustará el casco a medida que el cráneo se remodela.

El tratamiento temporal suele mostrar muy buenos resultados. Si tienes cualquier duda puedes consultar en esta web https://www.plagiocefalia.com