Novedades

Por qué deberías contratar a un entrenador personal

Si has estado haciendo ejercicio constantemente durante varias semanas o meses y no estás perdiendo peso ni alcanzando tus metas, contratar un entrenador personal en Barcelona puede ser una buena opción.

Estas son algunas de las cosas que un buen entrenador puede hacer:

  • Estudiar tu programa actual para buscar formas de cambiar o modificar tus entrenamientos para hacerlos más eficientes y efectivos.
  • Darte un poco de disciplina: a menudo las personas no ven resultados porque no están trabajando tan duro como podrían. Es fácil aflojarse cuando estás solo, pero tener a alguien que te desafíe puede marcar la diferencia en la escala.
  • Examinar tus metas: Él o ella también pueden ayudarte a determinar si sus metas son realistas.
  • Ponerte un poco de presión: puede trabajar contigo para establecer metas semanales e informarse regularmente para ver cómo las llevas.
  • Ayudarte a mantenerte motivado para hacer ejercicio: saber que tienes una cita con un profesional puede ayudarte a mantenerte en el camino durante la semana.
  • Enseñarte a levantar pesas y hacer otros ejercicios: con demasiada frecuencia las personas se enfocan en el ejercicio cardiovascular para perder peso, pero también necesitas entrenamiento de fuerza y ​​entrenamiento básico. Estas son cosas que un entrenador puede enseñarte a hacer de la manera correcta.

Incluso puedes descubrir que estás obteniendo resultados, pero no de la forma que esperabas, algo que un profesional puede ver más claramente desde su punto de vista.

A veces, sólo necesitas unas semanas para obtener nuevas ideas para ejercicios y entrenamientos. Y tu entrenador personal puede ayudarte a encontrar los más adecuados para tu situación.

Qué debes tener en cuenta

Por supuesto, contratar a un entrenador personal no es algo barato. Sin embargo, los resultados serán muy satisfactorios, por lo que es algo a considerar. Si no tienes problema de ingresos, o si has conseguido ahorrar lo suficiente, te animamos a que lo pruebes. Seguro que no te arrepentirás.