4-formas-de-conseguir-una-mirada-perfecta-1150x766

Postoperatorio en la cirugía de párpado caído

El párpado caído es un problema fácilmente solucionable. Mediante una blefaroplastia o cirugía de párpado caído es posible corregir esta inconveniente acumulación de piel, grasa o músculo en el párpado superior y que hace que los párpados no tengan el aspecto que deberían.

Existen diferentes causas para el párpado caído, desde la predisposición genética a la acumulación de tejidos en la zona de los ojos hasta los factores externos, que inciden en una zona especialmente delicada (el contorno de ojos) y hacen que la zona presente un aspecto envejecido y poco estético.

La operación de párpado caído es una de las operaciones de estética más demandadas y ofrece unos grandes resultados, que a la vez son muy duraderos.

No se trata de una cirugía especialmente agresiva pero es importante seguir unos procedimientos establecidos y hacer bondad una vez se ha practicado la intervención para que la recuperación sea perfecta y no se produzca ningún tipo de complicación. Te contamos las claves de un correcto postoperatorio en reparación de párpado caído.

dr.nieto-blefaroplastia-barcelona-980x360

 

Tras la operación: lo que debes hacer

Una vez finalizada la operación, el doctor aplicará una pomada lubricante en el ojo, que provocará una visión borrosa. Es importante que el paciente haga reposo en las horas posteriores y que mantenga la cabeza elevada, evitando agacharse y hacer otros esfuerzos.

También se recomienda aplicar frío en la zona, ya que después de la operación tiende a inflamarse. En cualquier caso debe aplicarse frío pero no directamente sobre la piel sino preservándola del hielo mediante un paño o gasas.

El médico prescribirá medicamentos al paciente para el postoperatorio, una medicación que le permitirá controlar las molestias. En caso de que el dolor persista, conviene hablar con el cirujano para que paute otra medicación.

En cuanto a la inflamación, totalmente normal después de una operación de párpado caído, el momento álgido es a los dos o tres días de haberse sometido a la operación y suele venir acompañada de hematomas. Después empiezan a remitir.

En el alta además a cada paciente se le entrega por escrito la medicación, colirios y pomadas que debe aplicarse en la zona. Y cada día debe lavarse la herida con agua y jabón.

A partir del cuarto día conviene hacer masajes de drenaje linfático con Trombocid, unos masajes que serán más habituales justo después de la operación (tres veces a la semana) y menos habituales conforme la inflamación vaya reduciendo.  

A las dos o tres semanas de la operación es posible que queden un edema, pero sólo será perceptible para el paciente y para el cirujano y desaparecerá gradualmente.

En cuanto al grado de actividad del paciente una vez ha sido operado. Al inicio se recomienda el reposo absoluto. En los 3 a 5 días posteriores se recomienda un reposo relativo, a la vez que en este momento suelen retirarse los puntos de sutura. En las tres semanas posteriores a la operación no se recomiendan las actividades demasiado intensas y se debe evitar la exposición al sol durante dos meses. Después se puede hacer una vida completamente normal.  

Si te ha parecido interesante el artículo, ¡compártelo en redes sociales!

Julia

Julia

La gente sana vive un estilo de vida. No se trata de no tomar ciertos alimentos o de evitar algunas costumbres nocivas. Es más que eso. Estar sano es una cuestión de actitud, de moverse, de tener como objetivo nuestro bienestar físico y también mental. En este blog te ayudaré con consejos y trucos para que consigas esa meta. Y disfruta del camino. ¡No olvides compartir en redes sociales todo aquello que te parezca más útil o te sorprenda!
Julia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *